Ejército alemán aumentará el número de soldados

0
248

Las amenazas de Donald Trump comienzan a tener una respuesta efectiva en Alemania, el aliado más importante de Estados Unidos en Europa. El Gobierno alemán, después de anunciar que está dispuesto a aumentar su presupuesto de Defensa hasta el 2% del PIB, anunció que aumentará su número de soldados de 178.000 a 198.000 para 2024.

“El Ejército alemán esta siendo demandado más que nunca “, dijo la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, al confirmar la decisión de aumentar el personal militar y también el personal civil. La Bundeswehr—las fuerzas armadas unificadas— también desea aumentar su personal civil en 61.000 efectivos, una medida que pone fin a la política de personal que adoptó el ministerio cuando la amenaza latente de la Guerra Fría obligó a Alemania a mantener un Ejército de casi medio millón de soldados.

Pero cuando la amenaza de la Guerra Fría desapareció del continente europeo, el Ejército alemán comenzó a reducir su personal militar hasta llegar a 166.550 efectivos en menos de dos décadas, una medida que causó alarma en el seno de la OTAN y también en el estamento militar germano.

Según el ministerio de Defensa alemán, la nueva medida de aumentar el personal militar y civil deja sin efecto los planes anunciados en el mes de mayo del año pasado, cuando la propia ministra Von der Leyen dejó saber que la Bundeswehr deseaba aumentar su personal militar en 14.0000 personas y el civil en 4.400 personas en los próximos siete años.

Todo cambió con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Aunque Ursula von der Leyen evitó relacionar el anuncio de su ministerio con las amenazas de Trump –“la OTAN está obsoleta”-, el anuncio de aumentar el personal militar y civil del Ejército alemán fue hecho poco después de que el vicepresidente de EE UU, Mike Pence, lanzara una severa advertencia a los socios militares de la Alianza en Bruselas.

Durante una rueda de prensa realizada en el cuartel general de la Alianza Atlántica en Bruselas, Pence pidió “progresos reales hasta el fin de 2017” a los socios de la OTAN, una mención destinada a recordar que el presidente Trump había pedido que el presupuesto militar de los países miembros de la Alianza debe ser el 2% del PIB, como mínimo.

Alemania fue el primer país europeo en reaccionar. En el marco de la Conferencia de Seguridad que cada año reúne a jefes de estado y de Gobierno, además de ministros y expertos militares en Múnich, tanto la canciller, Angela Merkel, como la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, admitieron que el Gobierno está dispuesto a aumentar su presupuesto militar.

La primera señal de la disposición de Berlín de buscar una nueva colaboración en el terreno militar con Washington fue la decisión de decisión de aumentar el personal militar y civil del Ejército alemán.

Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*