Iglesia llama a mantener el espíritu de la Cuaresma

0
302

El arzobispo destacó que durante estos 40 días los fieles deben poner especial énfasis en la oración, la limosna y el ayuno.

Yulma Alvarado Lara/La Voz de Durango

La Cuaresma es una de las festividades religiosas que aún conserva el espíritu de la celebración desde sus inicios, sin embargo la Iglesia católica hace un llamado a los fieles a no permitir que se desvirtúe el mensaje de estos 40 días de reflexión.

DSC_0867El arzobispo de Durango, José Antonio Fernández Hurtado destacó que estos 40 días son una oportunidad para renovarse, un tiempo que el catolicismo en el mundo considera de gracia y que termina con la Resurrección de Jesucristo.

A propósito del Miércoles de Ceniza, que da inicio a la celebración, el arzobispo explicó que la marca de una cruz de ceniza en la frente de los católicos simboliza la certeza que todos hemos de morir y por ello es necesario que la vida de cada uno tenga sentido en la búsqueda de espiritualidad.

“Lo que nos vamos a llevar de la vida son nuestras buenas obras, el papa habla con palabras sencillas y con una imagen siempre dice que cuándo han visto que detrás de una carroza vaya un camión de mudanza. Uno no se lleva nada”.

Para esta temporada, que la mayoría de los mexicanos asocia con días de asueto y descanso, la Iglesia busca que dentro de las actividades se conserve un espacio para la oración, la donación de limosna y el ayuno.

La oración es un instrumento necesario para fortalecer el espíritu de los católicos en tiempos que se antojan difíciles para todos. José Antonio Fernández Hurtado pide que se recuerde lo escrito en la biblia con el testimonio de Jesús, quien durante sus 40 días deDSC_0852oración fue tentado por Satanás, pero gracias a su cercanía con Dios pudo superar la prueba.

La donación de limosna no solo se refiere a la recaudación económica. Tiene que ver con la solidaridad entre los fieles y la necesidad de compartir los bienes en una sociedad que se vuelve cada día más materialista. El arzobispo apunta que se debe dar todo lo que tengamos, no aquello que nos obra.

Por último el ayuno, el líder de la Iglesia católica reconoce que esta figura se ha desvirtuado, no tiene que ver con dejar de consumir alimentos con fines estéticos sino con el control del cuerpo en equilibrio con el espíritu. En una sociedad acostumbrada a las recompensas inmediatas, la privación de algo como el alimento ayuda a poner cosas en perspectiva.

Ante la posibilidad de que la Cuaresma se convierta en otro ejemplo de una sociedad consumista, como ha sucedido con la Navidad, durante esta época, la Iglesia buscará afianzar su proyecto de convertirse en una institución “de puertas abiertas y hacia afuera” que ponga en contacto a los duranguenses con su lado espiritual.

Esto mediante una campaña de evangelización encabezada por los propios fieles, jóvenes, niños y personas adultas que están convencidos de la fe que profesan y que predican en cada uno de los sitios a los que van.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*