“Instrucciones para una muerte feliz” entrega gran reflexión a Durango

0
339

La puesta en escena presentó dos funciones ayer en el Teatro Ricardo Castro.

      Susana Alexander, una de las primeras actrices consentidas del público, retornó a

26tierra de alacranes para presentar el estreno de su más reciente obra denominada

“Instrucciones para una muerte feliz” (Colder than here) de la autora inglesa Laura Wade, misma que dirige y que entregó ayer dos únicas funciones como parte de la gira que emprende por distintas ciudades de la República Mexicana.

Fue el Teatro Ricardo Castro el escenario idóneo para proyectar esta dramaturgia en la que Susana Alexander comparte créditos con su sobrina Sophie Alexander-Katz y Mariana25
Garza, actrices que adoptan los papeles de hijas; y el actor Javier Díaz Dueñas, quien funge como esposo.

En esta puesta en escena, aflora el tema de la muerte, el cual dada la impresión, es uno de los favoritos de Susana Alexander, y no obstante, aquí encarna el papel de Mayra, una mujer desahuciada quien padece cáncer terminal y sumida en su profunda angustia, decide
24planear meticulosamente su funeral ingeniándose una estrategia para que su familia disfuncional se una y lime asperezas.

A través de esta puesta en escena de toque dramático, el espectador es testigo de una serie de instrucciones de cómo, Mayra, desea que sea su funeral y al mismo tiempo, invita a reflexionar sobre la muerte, vinculada a través del realismo actual que viven cientos de familias al ser mártires de su propia desgracia, esto traducido, en problemas y situaciones
23cotidianas sumidas en el orgullo que desencadenan a su vez, la pérdida de los valores familiares, la honestidad y ante todo, el amor entre hermanos.

La prueba más difícil para todo ser humano se halla explícita cuando se aproxima la
huesuda amenazando con arrebatarle la vida a un allegado, y sea su deseo o no, la obra pone a pensar en que ésta tarde que temprano llegará con o sin previo aviso, y que por
22más que se trate de postergar lo inevitable, el momento algún día llegará, por lo que es preciso asumir cuáles son los defectos y virtudes, resolver los pendientes en este mundo terrenal antes de presagiar el instante.

La moraleja de esta historia es una asignatura pendiente que invita a disfrutar la vida y a gozarla al máximo ignorando las diferencias y aprendiendo a sobrellevar a través de la
21tolerancia y el diálogo, esas adversidades que sumen al ser humano en su propia tragedia.

Por Juan José Nava / La Voz de Durango

(Visited 1 times, 1 visits today)

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

*