Lamentable el incidente en el municipio

0
673

Praxis Política | De los Reporteros

Lamentable el incidente en el municipio

La serie de enredos y contradicciones en las que cayeron los hermanos empresarios, Fernando y Enrique Rodríguez González y el director municipal de Administración y Finanzas, Francisco Bueno Ayup, solo dejan ver complicidades que pensábamos estaban erradicadas o extirpadas con los gobiernos del cambio. Con relación al desaguisado sucedido el pasado viernes en la Unidad Administrativa del Gobierno Ciudadano, únicamente se enloda la imagen y dan pie a las sospechas de que nada cambió, se van unos y llegan otros iguales o peores.

Cuando los hermanos empresarios realizaron la denuncia en contra del funcionario municipal, se veía que realmente habían sido engañados y que Bueno Ayup era ese funcionario de fuera corrupto, con ansias de llevarse gran parte del patrimonio de los duranguenses en sus cuentas; luego nos dimos cuenta que estos personajes mentían.

Haciendo una recopilación de lo sucedido y de la denuncia que será interpuesta en los siguientes días por los empresarios, estos hermanos en primer lugar señalaron que el ayuntamiento les debía 4.3 millones de pesos y que su empresa Energéticos del Norte se había ido a la ruina por culpa del director. Jamás aclararon que de estos 4.3 millones de pesos, por el traslado de residuos sólidos urbanos al relleno sanitario, solo se les debían 850 mil pesos, y lo demás era por obras de pintura y bacheo que habían realizado de octubre a enero.

El director de finanzas dijo que en primer lugar solo se les debían 700 mil pesos a los empresarios y que el resto era de obra pública, la que apenas se comenzará a pagar, luego que se apruebe el Plan de Obra Anual Municipal. El otro dato y que se les olvidó a los empresarios, es que ellos habían subcontratado a empresas duranguenses para realizar los compromisos del contrato con el ayuntamiento y que no les pagaron o únicamente les pagaron una parte.

Era lógico que estos empresarios al no recibir sus pagos, se acercaran al ayuntamiento para que se les apoyara a no pagarle a Energéticos del Norte, pues los hermanos no son de Durango y temían se fueran como las “chachas” –sin decir adiós y dejar pagado-.

En la rueda de prensa, Bueno Ayup expuso que al acercarse estos empresarios duranguenses con él, le presentaron su preocupación, por lo que decidió intervenir con los hermanos para que les pagaran a quienes les habían ayudado a sacar la chamba y según Bueno Ayup, en eso radicó el enojo de Fernando y Enrique.

Sin embargo, aquellos que fueron presentados a los medios de comunicación como los representantes de las empresas subcontratadas, parecían nerviosos y faltos de la verdad, es decir, generaban cierta desconfianza, como que no decían la verdad completa.

Pero ni a quién creerle, los hermanos arribaron a la Unidad Administrativa Municipal molestos y exaltados, incluso hasta agresivos gritándole a Bueno Ayup que era un bandido sinvergüenza, y que hasta los había amenazado de muerte. Al preguntarles que cuánto se les debía mencionaron que 850 mil pesos, y que ellos cuénto debían a las empresas que contrataron contestaron: “ése no es el tema”.

Minutos antes Fernando exaltado dijo reconocer que tenía adeudos con los representantes de las empresas que estuvieron presentes en la rueda de prensa convocada por Francisco Bueno, una vez que se fue desarrollando la entrevista, llego a decir que ellos nunca subcontrataron empresas. ¿Por fin, hubo contratación o no? Porque ese también es el tema. Lamentablemente hay una serie de confusiones en este caso y los ciudadanos nos quedamos como al principio, con la gran desconfianza que siempre nos generan los políticos y los empresarios con lo que llegan a hacer algún trato.

No es justo que el director de Finanzas diga que a estos empresarios se les pagaron siete millones de pesos por el traslado de los residuos sólidos al relleno sanitario y que la cuenta se liquidó completamente en enero, y los hermanos digan que aún se les adeudan 850 mil pesos por ese concepto y que este funcionario hizo transas con una empresa llamada Metrix Terra para cobrar al doble esos 850 mil pesos y no pagárselos a ellos.

Los ciudadanos no somos niños y no nos creemos todos esos cuentos, es obvio que ambas partes mienten y que no están siendo transparentes en su actuar. Recordemos que es muy grave que de nueva cuenta se añada la desconfianza en los gobiernos que se suponen vienen a cambiar y marcar la historia, a realizar los procedimientos de manera legal y licitar todas las obras y servicios que requieren.

Al recordar esa empresa que expusieron los empresarios llamada Metrix Terra, supuestamente a la que se le pagaron más de 1.6 millones de pesos, es decir el doble lo que supuestamente se les debía a los hermanos, quienes incluso acusaron al director de haberles falsificado firmas, el representante de esta empresa estuvo en la rueda de prensa y señaló que fue subcontratado por Energéticos del Norte, luego los hermanos dijeron que no era verdad y que nunca habían solicitado los servicios de empresa alguna.

Los hermanos arremetieron en contra de Bueno Ayup seguramente porque en algo no pudieron llegar a un arreglo. Intuimos que uno de esos factores fue que también la Dirección de Finanzas no les extendió el contrato para que siguieran realizando las obras que se requieren en el ayuntamiento.

Por eso le podemos asegurar estimado lector, que así como usted, estamos completamente confundidos, hay más de este asunto, pero claro que ninguna de las dos partes les conviene decirlo.

Otro de los asuntos que fue ventilado en el desaguisado del pasado viernes, fue el hecho que Fernando señaló que obtenía información posiblemente confidencial desde el interior de la Dirección de Francisco Bueno, ya que el funcionario era un “déspota y nadie lo quiere”. Ya no entendimos, ¿pues no que es un “don Juan” y todas quieren con él?

Los hermanos también lo acusaron de haberlos amenazado de muerte, que ahogado de borracho en un bar de la ciudad, les dijo que los iba a “levantar” y mandar matar. Solo hay que recordar que quien anda en ese tipo de delincuencia no anda avisándoles a sus enemigos que los va a asesinar, hay otro tipo de actuación.

Finalmente aquí le dejo esta reflexión del caso, lo que nos salta, es que cuando arribaron los hermanos a la Unidad Administrativa, ni Francisco Bueno, ni los supuestos empresarios subcontratados los encararon para hacerles alguna reclamación pertinente.

Si una persona me debe dinero como dijeron los empresarios que se presentaron en la rueda de prensa, pues lo más lógico es decirle en su cara que pague. A estos acreedores supuestamente los hermanos Rodríguez les deben 2.4 millones de pesos y no son dos pesos, como para olvidarlos entonces debieron encararlos y decirles en su cara y delante de los medios que les pagaran, sin embargo no lo hicieron y se retiraron de inmediato de lugar, lo que añade una mayor confusión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*