Alertan las declaraciones de la Conafor

0
239

Praxis Política | De los reporteros

Ahora que está tan de moda el medio ambiente, luego que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump anunciara su salida de los Acuerdos de París, el gerente general de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), José Marcos Daniel Trujano Thomé lanza una declaración que a todos debiera ponernos en alerta a nivel local.

En Mezquital, los indígenas deciden iniciar incendios con miras a conseguir apoyos inmediatos como despensas y empleo temporal. Aunque este caso toma relevancia porque este municipio acumula el mayor número de incendios en la temporada, en realidad, no es nada nuevo que los poseedores de la tierra, ya sean comuneros, ejidatarios o pequeños propietarios vean en el bosque una mina inagotable de oro verde.

Pero esa mina no es inagotable. Hay una anécdota ejidal, en una reunión se ponían de acuerdo sobre cuál sería la ruta a seguir para cumplir con los objetivos de la reforestación. Uno de los hombres más viejos, se supondría que más sabios y apegados a la tierra, levanta la mano y pregunta ¿y para qué la reforestación? El comisario ejidal le responde, pues para el futuro, Don. ¿Cuál futuro?, responde. Ahora coincido ¿Cuál futuro?

No hemos aprendido que cuidar el bosque es un asunto no solo de conveniencia económica sino también de supervivencia. No son pocas las hectáreas deforestadas cada año para la siembra de cultivos legales e ilegales en la sierra de Durango y los cortes de aprovechamiento que exceden el permiso extendido por las autoridades de Medio Ambiente porque los ejidatarios quieren un poco más de dinero.

El daño parece ser irreversible, las ciudades cada vez más calurosas, las lluvias atípicas, el granizo del tamaño de una pelota de tenis, los tornados, el cambio climático. Todo esto nos lo hemos ganado a pulso y mientras nos extraña que Trump tome decisiones a escala global, nuestros vecinos se cargan el ambiente igual de rápido. Cuando el último árbol sea cortado nos daremos cuenta que el dinero no se respira y tampoco se bebe.

Considerando que hoy 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente, el motivo de alerta no tiene precedentes, cuando aún vemos personas en la calle ensuciando la ciudad, siendo irresponsable al no depositar su basura en los lugares adecuados, utilizando el coche hasta para ir a la esquina y hasta prendiendo fuego a sus desechos para desaparecerlos. Todavía existe una gran inconciencia no solo de habitantes de comunidades indígenas sobre su bosque, también en la ciudad hay ciudadanos que no hacen lo posible por hacer un uso eficiente del agua o evitan dañar el medio ambiente.

La tierra, nuestra casa es el único hogar que tenemos los seres vivos, el planeta ha sido maltratado por siglos y continúa dotándonos de lo necesario, aunque, a la fecha se presentan acontecimientos sin precedentes, fenómenos climáticos que están acabando poco a poco con los seres vivos de la faz de la tierra.

Nuestro México no se salva de estos daños, recientemente los habitantes del estado de Chihuahua vivieron momentos escalofriantes al constatar que cuando la naturaleza cae en ira o, reacciona ante tanto daño, no se puede hacer nada en su contra. Dos extraños episodios, la caída de prácticamente piedras del cielo, al registrarse una granizada de gran magnitud, ya que llovió hielo al tamaño de la palma de la mano causando afectaciones a por lo menos 200 vehículos y el otro episodio fue el tornado que se presentó, del cual históricamente no se tiene registro.

Decía en una ocasión, hace años el meteorólogo Florencio Rodríguez Loera en Durango que se ha comenzado a elevar la temperatura, de hace años a la fecha la variación de temperatura es de 2 a 3 grados hacia arriba, es decir que si antes en verano los máximos oscilaban en 35 a 36 grados centígrados, hoy alcanzan los 39 y hasta los 40 grados centígrados.

El hecho de haber ido perdiendo tierras cultivables e ir construyendo asentamientos, donde por consiguiente se instalan planchas de cemento, tiene mucho que ver en el incremento de temperatura, las planchas de concreto rebotan la luz y por ende el calor hacia el ambiente y no lo absorbe, lo que produce el incremento de la temperatura.

Hacia el sur poniente de la ciudad se han perdido muchas hectáreas cultivables, podemos observar grandes dimensiones de tierra donde se han construido fraccionamientos, y se ha dejado de lado la siembra, para los poseedores de la tierra en teoría y por el corto tiempo les ha significado mayores y relativas ganancias que a la larga se les han esfumado de las manos.

Han vendido grandes dimensiones de tierra a fraccionadores que solo buscan el beneficio personal, sin tomar en cuenta los impactos al medio ambiente. Vemos cómo se siguen construyendo casas a las orillas de la ciudad que van expandiendo la mancha urbana y al mismo tiempo somos testigos de cómo el primer cuadro de la ciudad va siendo abandonado, las viviendas se van quedando solas dejando de dar servicio a la familias.

Quienes pueden y tienen los recursos para comprar, acaparan y acumulan propiedades, sin importar cuánto se le reste al territorio. La vivienda vertical está olvidada porque los duranguenses se resisten a comprar un terreno compartido, que podría significar más áreas verdes y no solo planchas de cemento que lo único que hacen es elevar la temperatura. En fin… el Día Mundial del Medio Ambiente o la semana del Medio Ambiente debe servir para cambiar los hábitos en nuestras casas, empecemos por sembrar y cuidar un árbol.

Elecciones 2017

Hablando de la elección que hasta las 5 de la tarde de ayer marcaba en el Estado de México un triunfo contundente de Morena, debemos visualizar este hecho si se llegase a concretar como histórico, además del pulso que genera para la siguiente elección del 2018, donde el PRI pudiera de nuevo perder la presidencia y entregársela esta vez a Andrés Manuel López Obrador, dirigente nacional del partido morenazo.

Las lecturas que se han dado sobre los cambios en el país es que no han cumplido con las expectativas de quienes decidieron votar por otra opción, yo opino diferente. Es innegable que este tipo de cambios son positivos, aquí en nuestro estado, llegó el candidato del PAN, el gobernador José Rosas Aispuro Torres y pese a que todos han manifestado que ya debió haber llamado a cuentas a aquellos que presuntamente le hicieron daño al erario público, sabemos que no es fácil.

Las leyes limitan las acciones de todo gobernante, es difícil comprobar la malversación de los recursos públicos, aunque no imposible. Me refería a que todo cambio es positivo porque aunque no se actúe con la celeridad que demanda el pueblo en cuanto a llamar a cuentas a aquellos que hicieron daño, si se sienta un precedente para mandar un mensaje de alerta a aquellos que se sienten los todos poderosos, de que cuando el pueblo decide no otorgarles más el poder, lo puede hacer, y esta acción finalmente redundará en que se debe gobernar bien, porque recordémosle a los políticos cada tres años hay elección en los gobiernos municipales y cada seis años en el estatal.

Acuérdense aquellos que están en el poder que este tiene caducidad, y dependen de sus acciones si la gente sigue creyendo o no, si los sigue sosteniendo al frente o no, y tan solo pregúntenselo a Gonzalo Yáñez. No se trata de llegar al poder y ser soberbio, porque tienen tantos aduladores al lado que comienzas a compararte con un Dios, se trata de ser agradecidos, primero con aquellos que toda la vida han sido incondicionales y después con aquellos que tendieron la mano cuando más lo necesitaban.

Los políticos dan risa y pena, cando no son nadie se acercan y son cobijados, luego llegan al poder y se vuelven inalcanzables olvidando todo acto de solidaridad y de apoyo. Deben siempre recordar que son simples mortales y han sido elegidos por un pueblo, que es el pueblo el que les ha conferido el poder y que la caducidad siempre estará próxima.

SIN COMENTARIOS