Podrían quedarse muchas hectáreas sin sembrar: GPC

0
134
Frijol Mixteco (n duchi sa ‡n sau) A 2,090 metros sobre el nivel del mar,en la comunidad de Santa Mar’a Chachoapam,Distrito de Nochixtlan, Estado de Oaxaca,sembrar y cosechar frijol de temporal como principal actividad economica en estas tierras erosionadas de la Mixteca,se a vuelto un desaf’o para los campesinos que habitan esta regi—n semidesŽrtica, sin un programa de apoyo real por parte de los gobiernos estatal o federal, su producci—n de granos ya no alcanza para vivir, solo para subsistir,como aseguran agricultores de esta zona, pues esta semilla es la base principal de su alimentaci—n, por lo que la fe que ten’an en la siembra de este a–o se vio perdida debido al cambio clim‡tico que afecta el ciclo natural, provocando lluvias que se prolongan por varios meses aunado a la llegada de las heladas o "ca’da de hielo prieto" lo que provoco una reducci—n excesiva en la cosecha y una afectaci—n severa en la ya precaria econom’a de estas familias que se quedan sin ganancias y con las deudas por haber rentado maquinas trilladoras para separas el grano de la semilla,sin mencionar el desabasto de grano que habr‡ el pr—ximo a–o en el mercado.

Recortes del gobierno federal afectan directamente a los campesinos, este año no han recibido apoyo para los insumos de siembra.

La disminución o recortes al presupuesto del campo duranguense por parte del Gobierno Federal sin duda afectará a los productores e incrementará la pobreza. El líder de la Organización de Defensa Campesina (ODC), Santiago Gustavo Pedro Cortés indicó que no solo hay recortes, sino que el poco presupuesto viene tardío, lo que derivará en que se queden muchas hectáreas sin sembrar en el medio rural.

El dirigente, precisó que en una reunión reciente con las autoridades de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), se informó que la entrega del ProAgro no tiene aún fecha y el incentivo de los dos pesos está en trámite y todavía a ningún campesino se le ha pagado su cosecha de frijol entregada el año pasado. “En el campo hay desesperación, no hay solvencia”.

En cuanto a los programas para que los campesinos sean beneficiados con insumo como semilla, fertilizantes, entre otros, el declarante dijo que en este 2017 estuvo peor, no hay semilla de buena calidad para sembrar, pero además, hoy los campesinos no podrán ser acreedores de los dos programas, lo que los hace más vulnerables.

“Definitivamente este año se pueden quedar muchas hectáreas sin sembrar porque los campesinos no tienen dinero. Los niveles de pobreza se incrementan y en el área rural el asunto es cada vez más grave y si se cae la producción que nos queda, a todos nos va a repercutir”.

Al señalar que las cifras de pobreza que mencionan los gobiernos no corresponde a la realidad, Gustavo Pedro dijo que la base son las cifras proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y éstas fueron recuperadas hace cinco años, por lo tanto existe una desactualización total.

Programas sociales, sin dar resultados

Respecto a los programas sociales establecidos por los tres niveles de gobierno, el líder dijo que no han tenido el suficiente impacto, ya que cada vez son más los que viven en pobreza extrema y patrimonial. Aunado a que también se recortaron los apoyos, hay muchas familias que están excluidas de los programas que realmente necesitan la ayuda.

“El Hospital General 450 está completamente desmantelado, no hay medicinas, no hay suficientes médicos, hay una queja generalizada de los ciudadanos por la desatención y la pregunta es: “¿Qué va a pasar con los que saquearon las finanzas de Durango?”.

César Rguez. / La Voz de Durango

SIN COMENTARIOS