Un partido que prometía en decadencia

0
439

Praxis Política | De los Reporteros

Lo manifestado por el dirigente del partido Movimiento Regeneración Nacional  (Morena), Andrés Manuel López Obrador cada que se para en un escenario es contradictorio, cuando continúa recibiendo en sus filas a políticos de mala reputación y que se han prestado a trabajos sucios en otros partidos.

Andrés Manuel con su “República Amorosa” siempre ha sido contradictorio. El eterno candidato a la Presidencia de la República, por lo menos en Durango ha caído en un bache, sus bonos que pudieron ir en ascendencia notable, se han ido perdiendo por la falta de credibilidad y creatividad de su gente.

Recientemente en su visita a esta capital el pasado domingo 25 de junio, no juntó ni el 5 por ciento de los seguidores que jalaba en su época de mayor popularidad, Rosendo Salgado, su mejor apuesta en este estado, no pudo ni siquiera tener convocatoria, pocos fueron los duranguenses interesados en escuchar a López Obrador …peor aún, los mínimos asistentes se desencantaron.

Cuando se nombran personajes como Nancy Vásquez Luna, Alfredo Martínez, Karol Wojtyla Martínez y Salvador Quintero, los abucheos no se hicieron esperar y el desencanto cayó como un balde de agua fría. No se niega que Andrés Manuel tiene su capital político que le alcanzó hasta para tener su propia franquicia política partidaria, lo que le da a ganar bastante dinero, pero el que admita políticos de mala reputación, sin duda le restará muchas simpatías.

El personaje que ya es un ícono de la candidatura a la presidencia, ha lanzado miles de mensajes, en su mayoría contradictorios y éste no fue la excepción. Rosendo Salgado no le está respondiendo y a pesar que mencionó a Yeidckol Polevnsky, secretaria general del partido a nivel nacional que Morena es el partido que más ha crecido, en Durango este tipo de situaciones cambiarán estos resultados.

Cómo confiar en Andrés Manuel si se rodea de gente que se presta a componendas y que solo persiguen un beneficio personal. Cómo confiar en Rosendo si ha demostrado sus ligues directos con el anterior régimen del gobierno priista, lo peor de todo es que no hay transparencia y solo se realizan los acuerdos en lo oscurito.

No hace muchas semanas que se le vio al delegado estatal pactando con los priistas que hoy ya son parte de las filas de Morena. ¿Pues qué Morena no era un partido diferente, de los ciudadanos y para los ciudadanos? Con lo que hoy se ha hecho se demuestra lo contrario.

Pero eso al líder nacional no le importa, él ya es dueño de su franquicia y con eso le basta, seguirá recibiendo su “buena feria”  ante un partido opaco que no demuestra en qué gasta el recurso de los mexicanos y duranguenses. ¿Ése es el presidente que queremos?

En la vista de Polevnsky la semana antepasada, dijo que Morena no tiene dueño, que es de los ciudadanos, creo que se equivocó y sus palabras fueron de dientes hacia afuera. Sabemos que el dueño y quien dicta las reglas es Andrés Manuel, ahora entendemos por qué se lleva tan bien con Alejandro González Yáñez (Gonzalo), otro dictador dueño de la franquicia del Partido del Trabajo (PT) en Durango.

Si de verdad los políticos como ellos quisieran hacer algo por los ciudadanos, soltarían estos múltiples beneficios, Gonzalo quien ahora será aliado en el 2018 de López Obrador, tiene décadas al frente del PT y a todo aquel que difiere un poco con su forma de pensar con la mano en la cintura lo pone de patitas en el calle, como si fuera de él la “empresa”.

Que no se les olvide a Andrés Manuel y “Gonzalo” que sus partidos viven con recursos públicos, que son los ciudadanos quienes los mantienen, y que deben ser transparentes, convocar a elecciones y renovar las dirigencias, lo que no sucede.

Morena pintaba para ser un partido de altura, diferente, que pudiera entender a la gente, sin embargo, se está convirtiendo en uno de los peores partidos que tiene el país. La secretaria Yeidckol hasta presumía la alianza en Durango con “Gonzalo”, será que no conoce a este personaje y su carrera de venta al mejor postor, todos los duranguenses lo saben, qué lástima que López Obrador pudiera haber sido como él refiere “la esperanza de México”, pero rodeado de gente así, se cae esa posibilidad. El dicho reza: “dime con quién te juntas y te diré quién eres”.

(Visited 2 times, 1 visits today)

SIN COMENTARIOS