Benítez sigue acertado… ¿por qué Gina Campuzano faltó?

0
279

Praxis Política | César Rguez. |

Como nunca antes se había visto, el Congreso del Estado desechó la primera propuesta del Gobernador del Estado de Durango para ocupar uno de los cargos más importantes y que ha causado el interés de toda la sociedad. A nivel nacional, la designación del Fiscal Anticorrupción, ha estado empantanada por tres meses y es hora que los diputados no se ponen de acuerdo para designar a la persona que deberá vigilar a los servidores públicos y sancionar todas esas prácticas corruptas que son constantes y que ya hasta se ven normales por la sociedad.

¿Que será muy difícil encontrar a un mexicano o duranguense que no sea corrupto… o todos somos corruptos? Es lamentable ver que personajes como los abogados Martín Estrada y Mario Pozo se acusen mutuamente de corruptos y mentirosos, pues recordemos que estamos buscando a la persona anti corrupta, señores.

Luego que la actual legislatura desechó la propuesta del Jefe del Ejecutivo, Héctor García Rodríguez para ocupar el cargo, surgió la duda: ¿Por qué Gina Campuzano faltó a la sesión del pasado martes? Con su voto se hubiera aprobado la propuesta, ya que los panistas se quedaron a un voto. Hace falta el consenso y también poder ganar mediante argumentos mejores planteados los debate, ya que el diputado Luis Enrique Benítez Ojeda ha estado dando la batalla y hasta ganándola.

Pero hablar de Benítez Ojeda es también hablar quizá de intereses particulares y de grupos políticos afines a los gobiernos anteriores, no es hablar de perseguir el bienestar para Durango, pues aunque el legislador presente argumentos válidos, como mencionar que no es correcto que sea el mandatario estatal quien proponga al Fiscal Anticorrupción, figura que tendrá la encomienda de vigilar la actuación de su gobierno y todos los miembros de su gabinete, esto no quiere decir que Benítez persiga con sus actos lo mejor para el pueblo.

La lucha del actual Gobierno y de los que se fueron continúa, y al parecer las nuevas autoridades no han podido frenar sus embates que por medio de su legislador más conocedor les gana los debates.

Ayer el gobernador José Rosas Aispuro Torres envió un comunicado en el que puntualizó su respeto irrestricto a la decisión del Congreso, lo que se está tachando por muchos como una sumisión, aunque otros han mencionado que son nuevos tiempos y es otra forma de gobierno. Lo cierto es que los gobierno emanados del PRI, ejercían el poder absoluto, solo hay que recordar cuando Benítez se opuso al Gobierno de Jorge Herrera Caldera por reclamar su derecho a contender por la candidatura a la alcaldía de la capital y tuvo que cerrar su cuenta de Twitter.

Pero hablando de fiscales anticorrupción o de funcionarios que persiguen los delitos generados por los políticos, los gobiernos del PRI siempre han propuesto y nombrado personajes a modo, no hace falta recordar a Virgilio Andrade Martínez quien fungió como titular de Secretaría de Función Pública (SFP), y que fue designado por el propio presidente de la República, Enrique Peña Nieto para investigar su “Casa Blanca” de mas de 80 millones de pesos, escándalo dado a conocer por la periodista Carmen Aristegui.

A los gobiernos priistas les vale lo que la sociedad opine o deje de opinar, ellos hacen y deshacen y ahora Enrique Benítez, un recalcitrante priista nos quiere ver la cara bajo esos argumentos de que no debe ser el Gobernador quien proponga al Fiscal Anticorrupción, por un lado está bien, pero no debería ser este personaje que no está del todo libre de culpa, quien lo dijera y que se sabe siempre ha obedecido a intereses de grupo y quizá hasta personales.

Y por cierto, a razón de lo anterior, al diputado se le ha visto muy cerquita del Gobierno de José Ramón Enríquez Herrera, ya se codea con los directores y con todos los municipales,  pero, ¿qué no estábamos enojados? Benítez era uno de los principales críticos del destituido Francisco Bueno Ayup y todo le señalaba al doc, ahora resulta que ya es muy amigo.

SIN COMENTARIOS