Para todo cambio siempre hay resistencia

0
473

Praxis Política | Por César Rguez. |

Cuando estaba adolescente, una de las personas que considero más sabias (mi abuelita) que giran alrededor de mi vida me dijo: siempre habrá resistencia a los cambios por parte de los seres humanos y si no, hijo mira cómo se les dificulta a las personas adaptarse a cualquier cambio. Supongo que luego de unos años, la experiencia de la vida me pudo mostrar muchas respuestas al respecto y pude constatar que es verdad, los cambios son difíciles y entre más edad tengan las personas esa dificultad va en aumento.

Mi abuelita me dijo que asociado con los cambios se encuentra el miedo, sentimiento negativo que no deja avanzar, hay a quienes el miedo, literalmente los paraliza, no los deja pensar, ni actuar y solo espera que pase lo que tenga que pasar. Un cambio significa algo desconocido, y todos le tememos a lo desconocido, pero si podemos analizar a conciencia, siempre los cambios son buenos, y quienes se han atrevido a cambiar suelen ser los más exitosos. En nuestro trabajo, casa y entorno, siempre nos oponemos a los cambios, quizá, porque descansamos en nuestra zona de confort y no queremos que exista ni el más mínimo esfuerzo.

De los cambios con un trabajo positivo, siempre se obtienen cosas positivas. Usted se preguntará estimado lector por qué narré lo que me dijo hace algunos años mi abuelita, lo hago para fincar el antecedente de que somos un pueblo al que poco le gustan los cambios, nos oponemos por miedo y también por no dejar nuestra zona de confort.

La polémica de construir o no el llamado Paseo Universitario, impulsado por el gobierno municipal, dirigido por el alcalde José Ramón Enríquez Herrera, también se presentó hace más de 10 años. De acuerdo a los archivos históricos, el proyecto del Corredor o Paseo Constitución, hoy uno de los productos turísticos más reconocidos de la ciudad, se comenzó a pensar en 2003, incluso fue en la gestión municipal del propio gobernador actual, José Rosas Aispuro Torres que se comenzó a proyectar la obra.

No fue sino hasta el 2008, en el sexenio del exgobernador Ismael Hernández Deras en que se concretaron los trabajos y se inició la construcción del Corredor. La calle Constitución, representaba en aquel entonces, hace más de 13 años, una de las principales arterias de la ciudad, y junto con la calle Juárez, se consideraba la más importante del Centro Histórico.

La polémica para poder concretar el proyecto, se mantuvo años, Ismael Hernández Deras y Jorge Herrera Caldera quien fungía como alcalde, socializaron la obra por mucho tiempo, ya que la resistencia al cambio se dio de manera natural. Decenas de comerciantes ubicados en esta calle y que desde hacía décadas vivían de sus negocios, se opusieron rotundamente.

Dueños de negocios como el de fotografía Minchaca, de ropa como el de Campos Stenner, y hasta de comida como el de Tohui Elotes, rechazaron desde un principio el proyecto. Se opusieron a que la calle se hiciera peatonal, ya que se mencionaba que no se podía cerrar al paso de los vehículos, que perjudicaría las ventas, que no se lograría el objetivo visionario con el que algunas autoridades pensaron el proyecto.

A la fecha, pese a que el Corredor Constitución ha sido criticado, ha significado para Durango un antes y un después. Las complicaciones que se derivarían de este cierre total a la circulación, no se dieron como se vaticinaron, incluso ni siquiera se presentaron embotellamientos vehiculares como algunos los habían previsto. Esta artería, que es la principal arteria del corazón de la ciudad, se cerró al paso de los vehículos a motor, pero se abrió al paso de las familias y sus hijos, al paso de los turistas que disfrutan de edificios al estilo colonial y de la majestuosidad del templo de la Catedral.

El Paseo Constitución se convirtió en un ícono para los duranguenses y lejos de representar un problema económico, en contraparte es un polo de desarrollo turístico. Hoy los duranguenses y los visitantes disfrutan por las tardes y sobre todo los fines de semana, de un paseo sin familiar sin tener el pendiente de buscar que sus hijos no se expongan al bajarse de la banqueta o de estar alerta de que un vehículo se aproxime a toda velocidad.

Paseo Constitución es del pueblo y seguirá siendo para el pueblo, se realizan festivales de la música y se dan a conocer a artistas locales que antes no contaban con escenarios donde mostrar su talento. Finalmente este corredor no se convirtió en lo que se había predicho, se convirtió en un espacio familiar y atractivo para el turismo.

Fueron años arduos en los que la autoridad en turno impulso el diálogo y el consenso, sobre todos los últimos meses y ni así, se convencieron todos del proyecto, sin embargo, a finales de 2008 finalmente arrancó la obra, donde se levantaron banquetas y la cinta asfáltica, se introdujo nueva tubería y se dio marcha a la colocación del pavimento a base de concreto estampado.

Cierto, hubo cambios, pero creo que para el bien de todos, algunos negocios que no iban con el giro de la calle abandonaron el lugar, pero en cambio esos propietarios al obtener una mayor plusvalía de sus inmuebles, también obtuvieron rentas más jugosas que les permite fortalecer su economía y seguir con sus negocios en otros espacios.

La plusvalía de los edificios que se sitúan en dicho paseo aumentó de forma considerable y por ende las rentas. El lugar ha ido poco a poco cambiando, los negocios han cambiado de giro inclinado más el negocio de restaurantes con venta de bebidas alcohólicas, pero queramos o no, esto es necesario para atraer más turismo y entre más turismo, mayor fortaleza para la economía.

Ciudades como Aguascalientes, Mazatlán, México, Puebla, entre muchas otras cuentan con estos espacios. Paseo Universitario, no es una mala idea, y también como en todo cambio, hay quienes se opondrán.

Lo que sí hay que decir con todas sus letras, es que Paseo Universitario a diferencia del Corredor Constitución no se ha socializado, tal parece que al doc, se le olvidó comenzar a decirle a la gente del beneficio de esta obra y la quería realizar así, de manera sorpresiva, intempestiva, hasta que alguien de los que no están de acuerdo evidenció este proyecto.

Lógico, si no socializas y solo lo quieres hacer a la “brava”, mandas el mensaje de que no es buena esta obra, así que antes de comenzar los trabajos, deben precisar y explicar una y otra vez los beneficios de los 12 millones que se aplicarán en este espacio.

Así como muchos opinaron que Paseo Constitución era un error, hoy muchos también mencionan que Paseo Universitario, hasta disparará el vicio entre los estudiantes, quizás suceda… pero qué tal si no. Sabemos que el alcalde busca impulsar esta obra, porque quiere dejar su huella, quiere dejar su sello en una obra que será para muchas más generaciones, y para ello debe explicar una y otra vez que su proyecto es viable.

Hablamos de Paseo Constitución que desde 2003 se comenzó a hablar de hacer esa obra cumbre, no fue sino hasta el 2008 que se comenzaron los trabajos, y  la obra fue inaugurada por el exgobernador, Ismael Hernández Deras y el exalcalde Carlos Matuk López de Nava, la tarde del viernes 30 de octubre de 2009. A casi 8 años, el Corredor se sigue consolidando.

Se sabe que uno de los que más se oponen al proyecto de Paseo Universitario que tiene por objetivo cerrar la calle Fanny Anitúa desde la calle de Negrete hasta avenida Universidad, es el dueño de la gasolinera que se ubica en el área, Ricardo Karam Ahuad, que junto con David Saravia, precisa que su negocio saldrá gravemente perjudicado.

Cabe mencionar que este proyecto de la construcción de la gasolinera en su momento fue rechazado por vecinos y estudiantes, ya que no cumplía con el reglamento, pues estos negocios deben ubicarse a cierta distancia de las escuelas, sin embargo, ayudado por las autoridades anteriores emanadas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Karam consiguió los permisos necesarios.

La secretaria del Ayuntamiento, Claudia Hernández Espino en recientes declaraciones ha manifestado que el 95 por ciento de los vecinos están de acuerdo con el proyecto, sin embargo, hay otras personas que difieren de estas afirmaciones. El líder de los choferes de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Javier Covarrubias, opinó que el gobierno municipal debe pensar en aplicar los recursos en otras obras que realmente le hacen falta a la ciudad, pero usted estimado lector, tendrá su propia opinión, agradecemos que nos la comparta.

(Visited 8 times, 1 visits today)

SIN COMENTARIOS