Se imponen exgobernadores

0
309

Praxis Política | De los Reporteros

Finalmente, ayer el presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa Reza le dio legalidad y formalidad a la nueva dirigencia del partido en Durango, integrada por Luis Enrique Benítez Ojeda como presidente y Alicia Guadalupe Gamboa Martínez como secretaria general y finalmente, también podemos decir que los exgobernadores se impusieron, pese a los berrinches y señalamientos de Leticia Herrera Ale, alcaldesa de Gómez Palacio.

La mancuerna para algunos priistas y líderes de opinión no es negativa, por el contrario, es lo que necesita en estos momentos el tricolor, luego que se quedó prácticamente “descabezado”. Necesitaba a un personaje de choque, duro, crítico que no tuviera temor a decir las cosas como son, pero a la vez también necesitaba a una política de diálogo, conciliadora y de unión como lo es Ali Gamboa.

Al principio de esta opinión escribimos la palabra “finalmente”, pero creemos que esto apenas comienza. La pareja recientemente ungida deberá enfrentarse primero a los militantes de su partido para buscar acuerdos y luego al exterior deberán convencer a la ciudadanía que son parte de un partido renovado que va a dejar viejas prácticas.

Buscar la unidad al interior no será fácil, ayer, Luis Enrique Benítez en su discurso luego de haber rendido protesta, habló fuerte y claro de la suma e inclusión, pero no le será nada fácil sumar e incluir a todos los priistas cuando sigue siendo criticado y señalado de no cumplir los acuerdos para llegar a la candidatura de unidad.

Políticos de renombre como el diputado federal Óscar García Barrón y Gustavo Lugo Espinoza precisaron que Enrique Benítez no había cumplido el acuerdo de renunciar a su cargo para llegar como único candidato al PRI, por lo tanto, presumen que tampoco respetará el pacto de no aspirar una candidatura en el próximo proceso electoral del 2018.

Ayer, el auditorio del PRI no lució completamente lleno, pese a los autobuses que fueron contratados para llevar a tan importante evento de la toma de protesta de Enrique y Ali. Se dice que muchos priistas no están de acuerdo en que Enrique Benítez sea su presidente, aunque Ali Gamboa será su equilibrio, ya que es querida entre los priistas.

El exgobernador Ismael Hernández Deras hace algunos meses declaraba que no tenía ni “gallos ni gallinas” para la dirigencia del PRI, luego que un compañero le cuestionara sobre si tenía algún “gallo” que postular o su inclinación por algún político a dirigir su partido, sin embargo, reza el refrán que “todas las cosas caen por su propio peso” es el caso, hoy Benítez Ojeda fue el elegido, uno de los más cercanos colaboradores del exmandatario desde hace muchos años.

El grupo político de Ismael Hernández sin duda es el potentado al interior del tricolor, incluso, el propio Enrique Ochoa Reza, reconoció en el senador un cuadro demasiado valioso para el PRI, pues solo bastó con recordar su reciente triunfo en el Estado de México, donde se ganó la gubernatura e Ismael fungió como delegado, poniendo en práctica toda su experiencia que dio como resultado el que se pudiera mantener la supremacía.

Ismael llevaba mano y cuenta con el apoyo de los máximos líderes priistas del país, pese a las declaraciones de la alcaldesa de Gómez Palacio que en muchas ocasiones dijo que ella era la primera priista del estado, ya que había ganado en su municipio, como siempre. “No nos vamos a dejar… ¡eh!”, eso es lo que manifestaba la exalcaldesa y finalmente fue completamente desplazada.

Ayer, la presidenta municipal estuvo presente en la toma de protesta de la fórmula Benítez-Gamboa, pero en cuanto se enteró que era Ali la que iba a rendir protesta junto a Benítez, decidió retirarse. Se molestó, quizá por el discurso de la presidenta interina Anavel Fernández Martínez o quizá porque el propio Luis Enrique Benítez Ojeda se la saltó y dejó de saludarla, aunque al darse cuenta, recompuso su actuación devolviéndose para mostrarle su “simpatía”.

Por eso decimos que no la tendrá fácil LEBO, será un asunto quirúrgico que quizá no cierre heridas y la ruptura pueda ser mayor. Para Ali la integración a la unidad de los laguneros tampoco será sencilla, deberá mostrar todas las armas reconciliadoras que tiene para conformar un grupo a fin que verdaderamente pueda articular al PRI como uno solo.

Leticia Herrera Ale en múltiples ocasiones ha señalado al exgobernador Jorge Herrera Caldera como uno de los que más le han hecho daño, incluso, lo llegó a culpar de la muerte de padre, don Carlos Herrera Araluce, es por ello, que la animadversión por Ali Gamboa se da natural, pues debemos recordar que la diputada federal, siempre fue protegida e impulsada por Herrera Caldera. Claro, esta protección e impulso es porque Ali se ganó a pulso su posición, sus simpatías han crecido y es una de las priistas más reconocidas en Durango.

Ali Gamboa creó el grupo o el organismo más fuerte que tiene hoy en día el PRI, el ONMPRI, el organismo de mujeres y es una de las políticas más queridas y respetadas, punto a favor para Enrique Benítez que deberá allegarse todas las buenas voluntades posibles, a fin de obtener un verdadero respaldo.

Pese a todos los inconvenientes por lo que atravesó Luis Enrique, contó con el respaldo de los líderes nacionales y eso es lo que cuenta, lo que da como resultado, que los exgobernadores Ismael y Jorge se imponen nombrando una nueva dirigencia, que deberá demostrar en los hechos un verdadero cambio o la sociedad volverá a darles una nueva lección a los priistas.