La tecnología y los jóvenes

0
302

Praxis Política  | César Rguez. |

En los tiempos modernos la tecnología avanza a pasos agigantados. Apenas sale un nuevo celular y los creadores, los cerebros ya están pensando en crear la segunda generación del mismo para el siguiente año. Ha pasado en todos los tiempos, son los jóvenes los que, por su mismo ímpetu, por sus energías entiende de la misma manera acelerada la nueva tecnología y son los viejos, lo que se ven rebasados.

Por ejemplo, los videojuegos han ido evolucionando a través del tiempo, los primeros juegos electrónicos que llegaron a los hogares fueron los de la compañía Atari, eran juegos sencillos en dos dimensiones que nada tienen que ver con los de ahora. Luego nació el Nintendo, el PlayStation creado por Sony y juegos que no tuvieron tanto éxito como los de la compañía Sega.

Hoy luego que salió a la venta el X-box creado por Windows, los demás expertos han creado plataformas de videojuegos que son realmente agresivas y que pudieran controlar las mentes, PlayStation 2, PlayStation 3 y PlayStation 4 han sido los auténticos videojuegos que pueden ser parte de un mensaje negativo en los jóvenes.

La industria de los videojuegos lo ha clasificado, pero en México es difícil que los padres de familia sepan qué videojuego es el apto para la edad de sus hijos. Incluso, hay juegos que ha sido restringidos a solo adultos y que han salido del mercado por el grado de violencia que contienen. En México se prohibió la venta del videojuego Bordel Patrol, juego que incluía escenarios donde se mataba a mexicanos y mujeres embarazadas mexicanas.

En fin, los padres de familia piensan que el regalo ideal de Navidad es comprar un videojuego para sus hijos, pero son pocos los que son educativos, hay juegos donde impera la violencia y sangre y esta tendencia se transfiere a la realidad. Videojuegos como el Resident Evil o el Grand Theft Auto donde hay matanzas y como ser un mafioso respectivamente, son ejemplos que los niños deben dejar de ver.

Y si le añadimos que la tecnología avanza vertiginosamente y que muy pocos padres de familia la alcanzan, entonces los niños y jóvenes tienen acceso a información demasiado negativa que los hace pensar en realidades virtuales.

La llamada “broma” de la que se dio cuenta a la sociedad duranguense la semana pasada, sobre un supuesto atentado con armas de fuego al colegio Anglo Español, detona la señal de alarma. Las influencias de estos jóvenes que dijeron que era una broma de mal gusto deben ser detectadas inmediatamente, pues es fácil matar personas con un control en una pantalla, lo que también pudiera ser fácil para alguien que confunde la realidad con lo virtual.

Si bien es cierto no se cometió el delito, pero la Fiscalía General fue clara al mencionar que se puede conformar la apología del delito, es decir, llamar a realizar un acto fuera de la ley como el que supuestamente pretendían realizar los jóvenes en contra del colegio. Pudo haber sido cierto, y al momento de ser detectados señalar que… “como creen solo es una broma”.

Al hablar de armas y darse ánimos para hacer algo así, encendió la alerta, luego que se han sufrido acontecimientos como el vivido en enero de este año en Colegio Americano de la ciudad de Monterrey, Nuevo León, donde un joven de secundaria disparó en contra de tres de sus compañeros y la maestra, para luego quitarse la vida.

También a través del WhatsApp enviaron mensajes de la pretensión del agresor, de sus pensamientos y cómo atentaría en contra de su misma comunidad, incluso hubo quien advirtió y pidió a compañeros no ir ese día a la escuela por lo que sabía iba a suceder.

La alerta que vivió Durango la semana pasada no es solo por hacer una exageración del tema, sino porque la sociedad está verdaderamente preocupada por lo que ocurre en las mentes de los jóvenes. Hasta el cansancio lo ha dicho la autoridad, los padres deben acercarse con sus hijos, ya que hay una fuerte pérdida de valores.

Ahora los hijos exigen a los padres, cuando antes los papás eran quienes exigían a los hijos. Las madres fueron por excelencia educadoras, ahora han tenido que salir a buscar el sustento, bajo el argumento de contar con una vida mejor, pero se ha olvidado lo más importante, la educación. Antes las familias eran más pobres, pero criaban hijos honestos, leales, generosos, responsables, comprometidos, las madres no necesitaban salir a buscar un peso más para buscar una mejor vida… de ahí la pregunta, ¿En verdad darles una mejor vida a nuestros hijos en comprarles todo, incluidos celulares con toda la información al alcance y videojuegos violentos?

César Rguez.