Mujeres solapadoras deben ser castigadas severamente

0
112

Aumenta la violencia sexual en menores de edad: Julieta Hernández Camargo.

La violencia sexual y física en contra de los niños, niñas y adolescentes va en aumento. La presidenta de la organización Sí Hay Mujeres en Durango, Julieta Hernández Camargo señaló que ante hechos lamentables como la muerte de una niña de tan solo año y medio de edad a manos de su padrastro debe aplicarse un castigo ejemplar, no solo al verdugo, sino también de la madre que posiblemente solapó el acto de violencia.

“Yo he conocido a mujeres que por miedo a que las dejen, permiten que sus parejas realicen con sus hijos los que quieran”, por ello es facultad de la autoridad no únicamente imponer un castigo al hombre abusador, sino también a las mujeres que permiten este tipo de acto en sus hogares.

Añadió que la descomposición social que se vive no solo en Durango, sino en todo el país y el mundo, está dando como resultado este tipo de actos que deben ser sancionados de manera ejemplar.

Precisó que hay quienes pudieran opinar que las mujeres que ya tienen hijas no se vuelvan a casar, sin embargo, dijo que esto sería una violación a los derechos humanos, pues todas las personas tienen el derecho de buscar y vivir en pareja y obviamente que una mujer no busca a un hombre para que haga daño a sus hijos.

“Las políticas públicas deben estar encaminadas a la protección de los menores, no señalamos que en todos los casos las mujeres solapan las agresiones a sus hijos e hijas, quizá muchas de ellas ni siquiera se dan cuenta, sobre todo en los casos de los adolescentes, pero es importante impulsar políticas más enfocadas a la protección de los menores”.

Julieta Hernández dijo que la violencia sexual ha ido incrementando, cada vez son más los casos de niñas y niños abusados y lo más lamentable que es por parte de la propia familia. Los últimos datos publicados por Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señalan que son los tíos y primos, quienes más cometen este tipo de actos.

César Rguez. / La Voz de Durango