Rock Sinfónico en tu Idioma entrega espectacular cierre en el Revueltas 2017

0
211
Gran clausura del FIR 2017 entregaron ayer los rockeros en Durango.

Miles de personas se congregaron ayer en la Plaza IV Centenario para el cierre de la fiesta cultural del año.

     En el recinto oficial por excelencia que marca la sede de los conciertos céntricos de la capital duranguense, la Plaza IV Centenario, se llevó a cabo el esperado concierto de Rock Sinfónico en tu Idioma, el cual, encandiló ayer a miles de personas congregadas que se dieron cita para escuchar y revivir algunos de los éxitos más entrañables de la década de los ochenta del género cuna de la inspiración por excelencia de músicos, poetas y locos.

Sabo Romo, con su peculiar cola de caballo blanquecina, traje y corbata, y acompañado de su inseparable guitarra, dio la bienvenida a un amplio contingente de rockeros empedernidos que no fallaron para darle vida al cierre del Festival Internacional Revueltas (FIR) 2017.

Una gran noche se vivió ayer en concierto.

Piro Prendas, vocalista de Ritmo Peligroso; Leonardo de Lozanne del grupo Fobia; Kazz y Gasú de la agrupación Los Amantes de Lola; Jorge “Chiquis” Amaro, Humberto Calderón y Sergio Santacruz, pertenecientes al grupo Neón; Arturo Ybarra y Cala Villa de Rostros Ocultos, fueron los rockeros participantes en esta especie de reunión, que se sumaron al concierto como protagonistas de la escena.

Sabo Romo.

“Viento” de los emblemáticos Caifanes, “Creo que” el himno de Los Amantes de Lola, “No hay nada eterno” de Neón, “Déjala tranquilo” con sabor tropical de Ritmo Peligroso; el clásico y multicoreado de principio a fin “Microbito” de Fobia y “El último adiós” de Rostros Ocultos, fueron el primer conjunto de rolas que prendieron a la audiencia con un aroma a rock puro emanado del ruido que no dio tregua al silencio para complacer a los adeptos del género.

Leonardo de Lozanne.

Posteriormente, y como se había anunciado en cartelera, arribó con su séquito de virtuosos instrumentistas la Camerata Metropolitana dirigida por la batuta del maestro Felipe Pérez de Santiago acompañados del Coro Euterpe, quienes forrados con sus respectivas armas musicales desenfundaron su propuesta y sus entonadas voces para acompañar a las leyendas del rock en español.

Cala Villa.

La segunda parte subió la efervescencia como la espuma para aterrizar las recordadas “Mátenme porque me muero”, “Beber de tu sangre”, “Voy a buscar”, “Juegos de amor”, “Lobo hombre en París”, “Diablo”, “Kumbala”, “El Final” y “Es tan fácil”, fueron las siguientes en esparcirse en el evento, mientras un cúmulo de gargantas se desgastaban fervientemente desde todos los rincones del recinto en comunión con los rockeros y músicos.

Gasú y Kazz.

Finalmente, tras más de 80 minutos de espectáculo, el final fue en recuerdo del gran Gustavo Cerati cuando formaba parte del legendario grupo de rock argentino Soda Stereo con la canción “Cuando pase el temblor”, en la cual, al concluir, los aplausos y gritos de euforia resonaron fuertemente de parte del respetable.

Por Juan José Nava / La Voz de Durango