Más de 40 mil hectáreas siniestradas, calcula la CNC

0
123

Respecto al programa de comercialización del frijol 2016, tanto la SAGDR como Aserca han fallado.

Pese a que las cifras que ha vertido la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (SAGDR) sobre las hectáreas siniestradas en este ciclo primavera-verano 2017 son prácticamente ínfimas, el presidente de la CNC, Carlos Matuk López de Nava informó que de acuerdo al levantamiento realizado más de 40 mil hectáreas de todos los cultivos no se lograron por distintas circunstancias.

René Almeida en recientes declaraciones había mencionado que las cifras de siniestro son bajas, sin embargo, Carlos Matuk refiere que a los campesinos más que el exceso de humedad les ha pegado el cambio climático y da a conocer la realidad que se vive en el campo.

En este renglón, dijo que más que las granizadas y las concurrentes lluvias en cierto periodo de la pasada temporada, fue la ausencia de las mismas al inicio del ciclo, se retrasaron las precipitaciones y por esta razón en la floración no cae la suficiente agua y no se desarrolló la vaina.

Matuk agregó que el cambio climático está afectando los cultivos temporaleros como el frijol, la cebada y el maíz, por lo que se debe insistir en un programa hidráulico para todo el estado, donde se pueda reconvertir las hectáreas de temporal a hectáreas de riego.

Fallan Aserca y SAGDR

Respecto al programa de comercialización del 2016, las dependencias federal y estatal Aserca y SAGDR han fallado, su trabajo deja mucho que desear, ya que ni siquiera se debería estar hablando de que no les ha llegado el incentivo a los campesinos del año pasado, si no se debería estar concentrados en el esquema de comercialización de este año.

El compromiso era que los campesinos recibirían 1.5 pesos por cada kilo de frijol del gobierno federal y la SAGDR a través del titular René Almeida Grajeda entregarán 50 centavos para completar los 2 pesos y hasta la fecha muchos campesinos siguen en espera de recibir estos incentivos.

César Rguez. / La Voz de Durango