Crisis sexenales son cosa del pasado : Carstens

0
119

México es hoy un país con una democracia viva que dejó atrás las crisis sexenales, los tiempos en que el presupuesto se aprobaba con fines electorales y que el gobierno era financiado por el instituto central, afirma el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Ya no es un país de inflación de tres dígitos, sin reservas internacionales y sin perspectivas económicas, dice.

Se hizo la tarea desde los años 80 para dejar de ser el paria de los mercados financieros internacionales, añade, pero a la vez reconoce que todavía hay retos por enfrentar, como el restablecer el Estado de derecho.

A unos días de dejar el Banxico para dirigir a partir del 1 diciembre el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) en Basilea, Suiza, Carstens habla en entrevista sobre México, la economía, las próximas elecciones, de su vida profesional y personal.

En torno al proceso electoral que vivirá el país próximamente hace una reflexión: “México es un país con una democracia viva, la va a vivir el país; se tendrá el resultado que la mayoría del país quiera”.

Lo importante, destaca, es que las bases institucionales que se han construido en los últimos 30 años, hagan su trabajo y perduren.

Gane quien gane la presidencia en 2018, estará en estrecha comunicación, porque el Banxico es miembro del BIS y mantendrá un nexo bastante estrecho de Carstens con México.

Banxico es una institución que juega un papel importante porque tiene un mandato y su Junta de Gobierno, perdura más allá de las elecciones, y con eso tiene que ser un elemento de certidumbre, indica Carstens.

“En los años 80, por lo general había una crisis sexenal porque el banco central financiaba grandes déficits fiscales, y un logro que se obtuvo con la autonomía de Banxico es que esa posibilidad se eliminó”, matiza.

Lo importante es que las instituciones y arreglos que se han logrado ahora dan certidumbre económica a México, considera.