Médicos en huelga de hambre por el despido de doctora Robles

0
703

Estarán manifestándose el tiempo que sea necesario hasta que obtengan una respuesta.

Tras la respuesta negativa por parte del delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Gustavo Enrique Pintos por el despido injustificado de la doctora Flor Robles Alvarado, la comunidad médica inició una huelga de hambre en la Plaza de Armas en forma de manifiesto.

Las autoridades del IMSS señalan que la recisión de contrato fue elaborada por la mala práctica ejercida por la cirujana y su incurrimiento en una serie de errores de atención médica relacionados con el lamentable fallecimiento de una paciente en el Hospital General, por otro lado, la galeno afirma haber operado dos veces a la paciente, para después pasar al cargo de otro doctor, siendo intervenida por un total de nueve cirujanos.

Dijo que la queja fue emitida por la jefa de cirugía de la Clínica no. 1, María Eugenia Gamboa, quien también estuvo involucrada en el caso, luego de que Robles Alvarado solicitara que se le diera Nutrición Parenteral Total (NPT) a la paciente, que se refiere a suministrarle el alimento por medio de las venas, solicitud que le fue negada por la doctora Gamboa, argumentando que no era candidata y dejándola en ayuno 10 días con una desnutrición severa.

El delegado Gustavo Pintos aseguró que todo se había hecho dentro de la ley que dictan las normativas del instituto, algo que la cirujana desmintió, debido a que ella solicitó un expediente para su defensa, esta le fue negada, por lo que el proceso no debió continuar ya que la doctora se encontraba en un estado de indefensión, sin embargo, el proceso continúa hasta llegar a su despido.

Robles Alvarado externó su queja hace un mes en la Fiscalía General del Estado (FGE), por el acoso laboral derivado de las amenazas de la jefa de cirugía al obligar a sus médicos a operar a sus pacientes aún y cuando no eran aptos, con tal de no disminuir sus índices de productividad, la doctora Robles se negó a ceder a sus peticiones y terminó en el despido.

Por otro lado, Eusebio Martínez Lizalde, médico ortopedista del Hospital 450, afirma que se ha perdido la comunicación dentro del IMSS y que cuando a alguien se le asigna un cargo de jefatura inmediatamente se vuelve soberbio y arrogante.

“Los puestos de alguna jefatura son para servir, para asesorar, si a mí me ponen en una jefatura es porque me ven capacitado, pero también hay que estar capacitado en relaciones humanas, nos hemos olvidado de los valores y de que hay que ser humildes”, expresó el médico.

Además, hizo un llamado a José Raúl Mendoza Morquecho, secretario del sindicato del IMSS y a sus colaboradores a que tengan más cuidado con los trabajadores, que se acerquen a ellos para saber que está ocurriendo dentro de su institución y así evitar este tipo de acciones.

Gerardo Juárez / La Voz de Durango