Narcomenudeo, mayor delito entre reclusas

0
84

Lo hacen por necesidad, asegura el director del Penal. Por delitos contra salud 102 mujeres están en el Cereso.

 

En las calles de la ciudad de Durango existe constantemente la venta de droga, ya que diariamente se detienen a los famosos “puchadores”; en este oficio ilegal llamado narcomenudeo no hay una distinción de género ya que también las mujeres se dedican a su venta y en consecuencia han terminado tras las rejas.

En este sentido La Voz de Durango, visitó el Centro de Reinserción Social (CERESO) de la ciudad de Durango y entrevistó al titular del penal, Gustavo Rivera Ramos, con la finalidad de conocer el número exacto de mujeres que estuvieron privadas de su libertad y de cuantas siguen pagando sus condenas.

Por consiguiente, en el año 2017 ingresaron al CERESO, 102 mujeres por delitos contra la salud y hasta el momento únicamente se encuentran 64 féminas privadas de su libertad, las cuales están a la espera de su audiencia o del cumplimiento de sus condenas, mismas que no son muy altas ya que son de cuatro años de cárcel y así puedan tener su preliberación.

Con relación al delito de posesión de droga con fines de lucro, no se considera de alto impacto, sin embargo al existir una gran cantidad de narcóticos para una posible venta, este crimen se considera del fuero federal y la reclusión de los imputados se deberá pagar en algún Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso).

“Cuando hay una cantidad que la ley define como mayor, se rebasa la competencia de los juzgados del fuero común y se pasa a los juzgados del fuero federal”, puntualizó el director.

Así pues, el número de mujeres que llegaron a ser privadas de su libertad en 2016 es muy similar a las de este año, sin embargo Gustavo Rivera, comentó que estas acciones delictivas se derivan a la falta de oportunidades, ya que hombres y mujeres se llegan a involucrar a la venta de droga por necesidad, dado que no cuentan con un trabajo o viven en ambientes disfuncionales y de extrema pobreza y la única salida que ven es el narcomenudeo.

“Eso es lo que percibimos como autoridades penitenciarias y para lograr la reinserción social debemos atacar las causas del por qué delinquen”, afirmó.

En base a los datos de detenciones de la Policía Investigadora de Delitos (PID) hay sectores que históricamente se consideran marginados y por consecuencia son focos rojos en el tema de la venta de droga.

Por último de las 102 mujeres que ingresaron al Cereso de la ciudad de Durango, en este año oscilan entre la edad de 18 a 30 años y su reincidencia es muy poca a pesar de que no existe un parámetro, no obstante el delito por narcomenudeo y es equiparable con el robo crimen en el que existe más porcentaje de reincidencia.

Por Alejandro Valencia / La voz de Durango